El biodisel, una propuesta de energía ecológica

El biodisel, una propuesta ecológica energética

El uso indiscriminado de combustibles fósiles está provocando un deterioro lento pero constante del planeta.

Los científicos se han dedicado a desarrollar nuevas fuentes de energía que van desde el biogás hasta el biodiesel, este último es un combustible de origen vegetal de fácil obtención que se está convirtiendo rápidamente en una excelente propuesta ecológica que sólo necesita salvar algunos obstáculos para proporcionarnos la tranquilidad de no estar envenenando el futuro de nuestros hijos cada vez que encendemos el automóvil.

El biodisel, una propuesta ecológica energética

Agnes Merat y Miguel Gutiérrez recorren Latinoamérica en el marco del proyecto Laboratorio en Movimiento. Llamando a la sociedad a que tome conciencia del daño que está sufriendo nuestro planeta con la quema de combustibles fósiles como la gasolina y el diesel.

La propuesta parece un poco incoherente si uno se detiene a pensar que para viajar por Suramérica hay que consumir una cantidad nada desdeñable de combustible contaminante. Un vehículo normal lo haría, pero no el de Agnes y Miguel, el cual produce dentro de sí, en una planta portátil, a partir de aceite de cocina usado, el combustible que alimenta el motor diesel de su Wolkswagen Eurovan. Este combustible se llama biodiesel.

Cuando nuestro automóvil necesita combustible, la única opción es ir a la gasolinera. Esto es cierto para los motores de combustión interna, que constituyen el principio de funcionamiento de la mayoría de los automóviles que manejamos hoy en día. Sin embargo, el argumento no es del todo válido para los motores de ciclo diesel, inventados por Rudolph Diesel alrededor de 1893.

Embudo con la mezcla de reacción de biodiesel. La fase amarilla es el biodiesel, la fase ámbar es la glicerina separada del proceso. / Cortesía: Laboratorio de investigación de Ultraquimia Agrícola. * Jefe de investigación y desarrollo en químicos Ultraquimia Agrícola

Embudo con la mezcla de reacción de biodiesel. La fase amarilla es el biodiesel, la fase ámbar es la glicerina separada del proceso. / Cortesía: Laboratorio de investigación de Ultraquimia Agrícola. * Jefe de investigación y desarrollo en químicos Ultraquimia Agrícola

El diesel, petrodiesel o gasóleo se obtiene por destilación fraccionada del petróleo a temperaturas elevadas. El motor diesel de nuestros días funciona con diesel de petróleo, pero también puede funcionar con aceites vegetales. De hecho, en un principio Rudolph Diesel diseñó el motor para funcionar con aceites de origen natural y presentó en 1893 en Augsburg, Alemania, uno de sus primeros modelos que funcionaba a base de aceites de cacahuate y palma.

En un discurso en 1912, Diesel dijo: “El uso de aceites vegetales como combustibles de motor puede parecer insignificante hoy, pero tales aceites pueden convertirse, en el transcurso del tiempo, en una fuente de combustible tan importante como el petróleo y los productos de alquitrán de hulla de la actualidad”.

Para ese entonces, la química del biodiesel ya se conocía desde 1853, desarrollada por Duffy y Patrick. Después se descubrió que el biodiesel poseía mejores propiedades que el aceite común y acabó sustituyéndolo.

Químicamente hablando, el biodiesel se obtiene por la reacción entre un aceite vegetal o animal con metanol en presencia de un catalizador alcalino, como sosa cáustica. Se pueden emplear aceites de colza, soya, girasol, palma, e incluso aceite de cocina usado para fabricarlo. Se obtienen como productos el biodiesel y glicerina, un alcohol complejo de amplia utilidad en la industria cosmética, química y farmacéutica. La reacción de obtención es sencilla y puede practicarse sin muchas dificultades en casa o dentro de un automóvil grande, como están haciendo Agnes y Miguel.

Hay que decir que no se puede hacer una comparación absoluta de si el biodiesel es mejor o peor que el gasóleo. En términos generales, se puede decir que a veces es mejor, otras no tanto dependiendo del aceite vegetal empleado para su manufactura. Por ejemplo, a pesar de su origen “natural”, el biodiesel puede llegar a producir hasta un 10 por ciento más de gases nitrosos (precursores de la lluvia ácida) que el petrodiesel. En cambio, el biodiesel no contiene compuestos aromáticos polinucleares, causantes directos del cáncer.

El contenido de monóxido de carbono es también menor en un motor que funciona con biodiesel, además de que el combustible no presenta azufre y posee una biodegradabilidad muy superior a la del gasóleo.

El biodiesel, a diferencia del gasóleo, presenta un ciclo cerrado de carbono, es decir, genera emisiones de CO2 a la atmósfera al quemarse, pero las oleaginosas empleadas para su manufactura absorben este CO2 para construir sus tejidos, permitiendo de esta forma un equilibrio en la emisión de contaminantes.

El usar aceites reciclados es una excelente propuesta ecológica ya que se aprovecha lo que se considera un residuo contaminante para la producción del combustible y además se genera un producto de alto valor agregado como es la glicerina. El problema radica en que no existe suficiente producción de aceites reciclados para sustituir la demanda mundial de combustibles, y el desviar parte de la producción de aceites vegetales comestibles para manufactura de biodiesel trae consigo el problema de la carencia alimentaria.

Este problema no se ha resuelto del todo y es por esto que el biodiesel aún no es capaz de sustituir por completo al gasóleo y por el momento sólo se utiliza en algunos países en mezclas con este último. La más común es la B:20, que consiste en una mezcla 80:20 de gasóleo con biodiesel. La mezcla base es la B:100 y consiste en biodiesel puro.

Los investigadores mexicanos del Centro de Productos Bióticos (Ceprobi) manejan una opción interesante para producir biodiesel sin afectar la producción de aceites comestibles; ésta consiste en el uso del aceite de Jatropha. Este aceite se obtiene del piñón mexicano (Jatropha curcas L), una oleaginosa que se cultiva bien en territorios áridos de México, que posee un alto contenido de aceite y proporciona rendimientos de hasta 98 por ciento en la fabricación de biodiesel.

El piñón mexicano tiene la ventaja de no ser parte de la alimentación humana, además de que es capaz de extender su ciclo productivo por más de 40 años; resiste altas temperaturas y sequías al tiempo que protege y fertiliza el suelo. El Ceprobi, ubicado en Yautepec, Morelos, ya cuenta con las primeras parcelas experimentales para su producción en esta entidad.

A pesar de estos esfuerzos, aún es necesario disponer de una producción suficiente de esta oleaginosa para dar abasto a las plantas productoras de biodiesel, capaces de procesar altos volúmenes de la oleaginosa en poco tiempo.

Nuevamente la clave es el apoyo gubernamental. Son necesarios programas de apoyo a los potenciales productores de Jatropha y a las empresas que disponen de la tecnología necesaria para fabricar biodiesel. Es necesario combinar las fuentes de aceite para el biodiesel empleando alternativamente la mayor cantidad posible de aceites reciclados con el fin de disminuir los costos de fabricación.

Ya estamos atestiguando cotidianamente los efectos de la emisión excesiva de gases de efecto invernadero. La explosión de la plataforma Deep Horizon en aguas del Golfo de México, que ha provocado el derrame de crudo más grande en la historia de Estados Unidos, es un duro recordatorio del potencial devastador de los combustibles fósiles mal manejados.

Sumando a esta popularidad negativa los esfuerzos de investigadores de todo el mundo y los experimentos de difusión de activistas como Miguel y Agnes con su Laboratorio en Movimiento, es como el biodiesel está abriéndose paso como una opción energética autosustentable. La estimación del visionario Rudolph Diesel hecha hace casi 100 años va camino a convertirse en realidad.

-El biodiesel no contiene compuestos aromáticos polinucleares, causantes directos del cáncer.

-El biodiesel se obtiene por la reacción entre un aceite vegetal o animal con metanol en presencia de un catalizador alcalino, como sosa cáustica

-El problema radica en que no existe suficiente producción de aceites reciclados para sustituir la demanda mundial de combustibles.

-Desviar parte de la producción de aceites vegetales comestibles para manufacturar biodiesel generaría carencia alimentaria.

Jefe de investigación y desarrollo en químicos

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*