El humo aumenta incidencia al cáncer de pulmón

El humo aumenta incidencia al cáncer de pulmón

En pueblos indígenas y zonas marginadas, el humo de leña es un factor de riesgo poco conocido como causante de cáncer de pulmón. Estudios recientes apuntan a la relación entre el gen GPC5 y el cáncer de pulmón en no fumadores

Las mujeres están por alcanzar los mismos niveles de incidencia en el cáncer de pulmón que registran los hombres y que representa la primera causa de muerte en este sector.

El humo aumenta incidencia al cáncer de pulmón

En los últimos años, los casos diagnosticados con cáncer de pulmón en el sexo femenino se han incrementado de forma alarmante, ya que sus cifras se acercan a los porcentajes de incidencia en hombres. Y se registra por igual en el campo como en la ciudad.

Y es que una de las situaciones más frecuentes a las que están expuestas las mujeres, quienes no se percatan del peligro, es la exposición prolongada al humo de leña en viviendas sin ventilación adecuada. Esto es muy común en las zonas marginadas y pueblos indígenas de la República Mexicana, en los que la leña y el carbón son importantes en la vida cotidiana.

La mayoría de las personas calienta sus alimentos y hogares con combustibles naturales del tipo de leña y carbón, lo que puede tener implicaciones para su salud, sobre todo en los padecimientos pulmonares relacionados con el cáncer.

Pero éste no es el factor decisivo para el aumento del cáncer pulmonar en mujeres. Estudios internacionales recientes, realizados por científicos de la Clínica Mayo del Colegio de Medicina de Nueva York, señalaron una clara relación entre el cáncer de pulmón y un específico tipo de gen en pacientes diagnosticados con adenocarcinoma (la forma más común de cáncer de pulmón) que jamás han fumado.

Otros estudios menos concluyentes señalan el aumento de probabilidades de tabaquismo en hijos de fumadores, así como un incremento de los casos de personas no fumadoras que padecen cáncer de pulmón y cuyo único factor de riesgo es haber tenido un familiar cercano que padeciera esta enfermedad.

Al margen de estos estudios, la realidad es que el cáncer de pulmón en mujeres continúa en aumento sin que las autoridades ni la sociedad volteen a ver estos nuevos casos que ya forman parte de los 9 mil existentes en México.

Por esto es necesario revisar los hábitos sociales y de consumo; evaluar los factores de riesgo a los que están expuestas las familias y buscar la mejor manera para evitarlos.

Existen terapias dirigidas con la intención de controlar el proceso evolutivo del cáncer pulmonar. Por fortuna, los descubrimientos se han traducido en nuevos medicamentos con ventajas reales para los pacientes.

Estas terapias dirigidas atacan directamente a las células tumorales y a sus mecanismos de crecimiento, lo que evita el crecimiento del tumor al reducir la sangre que necesita para sobrevivir.

A la vez, ofrecen beneficios tangibles: prolongación de la vida de los pacientes, mejoría en las condiciones generales de vida al reducir el tamaño del tumor y mínimos efectos colaterales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*