Tai chi como terapia para la fibromialgia

Un estudio catalogado como notable porque involucra una terapia alternativa como solución real para la fibromialgia, condición que ataca principalmente a mujeres, fue dado a conocer por una publicación médica de renombre. El Tai chi, práctica china milenaria, podría hacer desaparecer hasta un 90 por ciento de este padecimiento.

La antigua práctica china del tai chi podría ser efectiva como terapia para la fibromialgia, de acuerdo a un estudio publicado en The New England Journal of Medicine.

Un estudio clínico en el Centro Médico Tufts encontró que después de 12 semanas de Tai chi, las pacientes con fibromialgia ?una condición de dolor crónico en todo el cuerpo? tuvieron niveles significativamente menores de éste, de fatiga, insomnio y depresión, en comparación con un grupo al que se le daba ejercicios de estiramiento. Las pacientes que tomaron Tai chi presentaron índices de mejora tres meses después.

Tai chi como terapia para la fibromialgia

Es un hallazgo impresionante, dijo el doctor Daniel Salomón, jefe de investigación clínica en reumatología de el Brigham and Women’s Hospital, quien no estuvo involucrado en la investigación. “Éste fue un estudio bien hecho. Fue sorprendente que los efectos parecieran mantenerse”.

Sin embargo, el estudio fue pequeño (66 pacientes). Varios expertos lo consideraron convincente porque la fibromialgia es un padecimiento complejo y a veces confuso que afecta a 5 millones de americanos, la mayoría mujeres, de acuerdo al Centro para la Prevención y Control de Enfermedades.

Sus síntomas, que implican una amplia variedad, pueden imitar a otros desórdenes y su diagnóstico depende en gran parte de las descripciones del paciente; no hay pruebas de sangre o biopsias y sus causas, además del tratamiento, han estado sujetas a debate.

“Pensamos que fue notable que The New England Journal haya aceptado este estudio, que haya tomado a la fibromialgia como un tema, y también porque el Tai chi es una terapia alternativa que mantiene escépticas a algunas personas”, dijo el doctor Robert Shmerling, jefe clínico de reumatología y coautor de una editorial acerca del estudio.

“La fibromialgia es muy común y hemos tenido una época complicada para tratarla efectivamente. Agregó que “es duro para algunos familiares de pacientes y sus doctores saber qué está pasando por su cabeza acerca de esto y saber si es real”.

“Así que estos resultados fueron muy positivos para una opción que es muy segura. Es un logro impresionante”.

Estudios recientes sugirieron que el Tai chi ?el cual consiste en hacer ejercicios lentos de meditación y respiración? puede beneficiar a las pacientes con otras condiciones crónicas, incluyendo la artritis. Pero no todos estos reportes han sido concluyentes, y el Tai chi es difícil de estudiar porque hay mucho estilos y enfoques.

El estudio para disminuir la fibromialgia involucró el estilo yang del Tai chi. El maestro de Tai chi Ramel Rones, el doctor Solomon y otros expertos advirtieron que son necesarios estudios más grandes con otros maestros de diferentes enfoques.

Pero lo cierto es que pacientes, quienes recibieron dos veces al mes las clases de Tai chi y un DVD para practicar 20 minutos diariamente, mostraron semanalmente mayores mejoras que el grupo que realizaba estiramientos. Un tercio dejó de tomar medicamentos.

La reumatóloga Chenche Wang, quien encabezó el estudio, dijo que ella atribuye los resultados al hecho de que “la fibromialgia es una problema muy complejo y el Tai chi tiene múltiples componentes, físicos, psicológicos, sociales y espirituales”.

La terapia impresionó a una mujer de 59 años, empleada retirada de una compañía telefónica, quien dijo que antes de participar en el estudio, “no podía ni siquiera caminar kilometro y medio. Me dolía terriblemente poner mis manos sobre mi cabeza”. Para ella, dormir era difícil y tenía sobrepeso. “No había alegría por vivir”, dijo. “Era un completo desastre de pies a cabeza”.

Esta paciente había tratado con medicamento, terapia física, nado y otras cosas. “Solían tratarme de una manera condescendiente porque ellos no podían diagnosticarme: Solo decían ‘está menopáusica, está loca’”.

Antes del estudio, “no sabía una pizca sobre el Tai chi”, dijo otra paciente diabética, además de otros padecimientos. “Lo tomaba como ‘ok, conoceré nuevas personas, me sacará de la casa’. No creía nada más. Pensaba que esto era mínimo, que era estúpido”.

Después de dos semanas, la paciente comenzó a sentirse mejor: “El dolor había disminuido 90 por ciento”. Ella continuó con el Tai chi, perdió peso y ahora puede caminar varios kilómetros a la semana.

“No diría que es una cura, pero sí diría que es un método efectivo para controlar el dolor”, dijo la paciente.

El doctor Shmerling declaró que el Tai chi es más económico que otros tratamientos: “Algunos pacientes no deberían marginar esta terapia alternativa.”

Gloria Yeh, coautora del editorial del estudio dijo que el Tai chi ofrece un opción moderada para pacientes que están impedidos para hacer otras actividades físicas. “Las conexiones entre mente-cuerpo lo hace sobresalir de entre otros ejercicios”, dijo.

Comentarios

contadores publicos