La psoriasis y sus consecuencias

La psoriasis y sus consecuencias

La psoriasis es una enfermedad  de la piel sin una causa  específica que afecta seriamente la interacción social del paciente. Los tratamientos son caros y aquellos que hacen la diferencia tienen fuertes efectos colaterales.

Jorge comenzó a sentir resequedad en el cuero cabelludo a los 12 años, pero nunca se imaginó que fuera la primera manifestación de una enfermedad que duraría toda su vida y que afectaría no sólo su aspecto físico, sino también su bolsillo.

La psoriasis y sus consecuencias

Luego de la resequedad, empezó a notar brotes en los codos. “Yo veía que parecían verrugas, y de hecho, eso fue lo que me diagnostica el doctor la primera vez que voy a verlo”, dice. Pero las verrugas no desaparecían con las cremas convencionales para quemarlas, al contrario, los brotes empezaron a ser más grandes, molestos y le provocaban comezón.

Al ver a un dermatólogo, éste le diagnostica de inmediato psoriasis. Vinieron las cremas, medicinas, sprays para mejorar la comezón y el aspecto que la enfermedad empezó a dejar en su piel. Los tratamientos eran caros y, algunos, riesgosos.

“Me mandaron un medicamento que, si bien me empezó a limpiar inmediatamente, entre sus efectos colaterales estaba el daño hepático, y cada mes tenía que estar haciéndome análisis del funcionamiento de mi hígado; entonces me puse a sopesar las cosas: qué tanto me convenía quitar algo que nada más se ve feo a cambio de desarrollar alguna enfermedad del hígado”, reflexiona.

Hoy Jorge gasta entre mil 500 y 2 mil pesos en medicamentos y consultas, pero no se queja, cree que tiene suerte de tener brotes de psoriasis sólo en las piernas y en los brazos. “Hay gente que los tiene en la cara, en las manos.

Como la comezón es terrible, te acabas arrancando pedazos de piel. Entonces, traer sangrado, las costras, la psoriasis misma, debe ser impactante y demasiado incómodo para la gente. A mí mismo se me quedan viendo raro cuando traigo los brazos al aire”, explica.

Aunque existen fuentes que indican que la dieta no tiene influencia sobre el comportamiento de la psoriasis, Jorge opina distinto: “Empecé a ver cambios positivos en los brotes cuando dejé de tomar refrescos de dieta; ahora tomo mucha agua y eso ha hecho la diferencia. Lo cierto es que me explicaron que esta enfermedad no tiene causa específica y que son varias cosas las que pueden detonarla”.

La psoriasis es una de las 15 enfermedades de la piel más comunes en México que afecta al 0.5 por ciento de la población, principalmente  hombres y mujeres entre 27 y 29 años de edad.

“No se trata de un mal contagioso, pero sí de un padecimiento crónico que produce inflamación, enrojecimiento y desprendimiento de la piel escamada”, señaló el doctor Mario Amaya, dermatólogo de la Unidad de Medicina de Alta Especialidad número 25 del IMSS, en Monterrey.

“La psoriasis se caracteriza por la presencia de escamas blancas y/o plateadas, enrojecimiento de la piel y, en algunas ocasiones, sangrado en las áreas donde se forman, que principalmente son en codos, rodillas, cabeza, pliegues de flexión, manos, incluso genitales.

Cuando la psoriasis se presenta en las uñas, éstas se engrosan y tienden a adquirir una coloración diferente, que puede confundirse con los signos de la micosis ungueal”, precisa la doctora Nancy Podoswa, dermatóloga del Hospital Regional Jorge McGregor del IMSS.

El doctor Sergio Ulloa Lugo, director de la Unidad de Asuntos Externos y Comunicación de la farmacéutica Merck Sharp and Dome en México, explica que “la presencia de la psoriasis en las uñas es una de las manifestaciones de la enfermedad más difíciles de controlar; sin embargo, las terapias biológicas han demostrado ser una buena alternativa para controlarla”.

En este sentido, añadió que “el 10 por ciento de los pacientes con psoriasis desarrolla artritis psoriásica, es decir, que presenta inflamación y dolor articular, y en algunos casos, pérdida de su función”; pero destacó que “con un tratamiento adecuado pueden obtenerse buenos resultados”.

A pesar de que aún se desconocen las causas que provocan la psoriasis, se ha detectado que existen factores hereditarios y ambientales que pueden desencadenarla o dificultar su tratamiento: cuando hay infección secundaria bacteriana viral, incluyendo faringitis estreptocócica e infecciones de las vías respiratorias superiores; aire seco o piel seca, lesiones en la piel (como cortaduras, quemaduras o picaduras de insectos); algunos medicamentos (entre ellos, betabloqueadores y litio); estrés, escasez y exceso de luz solar e ingesta excesiva de bebidas alcohólicas, entre otros.

La psoriasis no sólo afecta la piel, sino la vida de las personas que la padecen. El aspecto de la piel puede provocar rechazo social. Esto tiene consecuencias en la calidad de vida de los pacientes.

La psoriasis, que se confunde con infección por hongos, se caracteriza porque el sistema inmune ataca la piel. Hay enrojecimiento, descamación e inflamación. La farmacéutica Janssen Olag lanzó al mercado mexicano Stelara, inyección que, de acuerdo al dermatólogo canadiense Kirñ Papp, controla la psoriasis después de seis meses de la primera inyección.

Sin embargo, a decir de uno de los pacientes que buscó esta opción terapéutica, las inyecciones cuestan alrededor de mil 500 euros y se necesitan cuatro inyecciones en el lapso de un año. Sin duda, una opción muy costosa para el paciente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*