El cáncer de próstata cobra más vidas que el de mama

El cáncer de próstata es el tipo de cáncer que más se diagnostica en hombres mexicanos con un total de 2,900 casos nuevos por año, que lo ubican como el cuarto tumor entre todos los cánceres y la cuarta causa de muerte por neoplasias en nuestro país.

El urólogo Mauricio Cantellano, especialista del Hospital General Manuel Gea González, explica que el cáncer de próstata es la presencia de células cancerosas en esta glándula y generalmente se encuentra en la parte más periférica de la próstata, es decir, la parte que se explora por medio del tacto rectal.

En su fase inicial “el cáncer no produce síntomas y cuando los hay el problema puede ya estar avanzado” comenta el urólogo. Los síntomas pueden ser similares y no se distinguen del crecimiento benigno de la próstata (hiperplasia prostática).

El cáncer de próstata

Por eso, los hombres mayores de 45 años, se deben hacer cada año un tacto rectal, por medio del cual el médico palpa la próstata a través del recto con el fin de tocar áreas duras o abultadas que sean sospechosas. Este examen se debe realizar siempre y no se debe sustituir por otros, afirma el especialista.

El doctor Cantellano aclara que la determinación del antígeno prostático específico (APE) en sangre también se hace anual. El APE es una sustancia que se produce en la próstata; cuando su valor va en aumento pudiera estar relacionado con la presencia de cáncer.

“Con la combinación de estos dos exámenes –tacto rectal y APE-, es posible detectar gran parte de los cánceres confinados a la próstata”, apunta.

Otra característica importante es el factor genético, ya que si hay antecedentes familiares de cáncer prostático en familiares de primer grado (padres y hermanos), se consideran personas de alto riesgo para presentar este padecimiento y la detección se debe llevar a cabo a partir de los 40 años.

El urólogo comenta que cuando la exploración rectal y el APE son anormales, para establecer un diagnóstico definitivo, se debe realizar biopsia de próstata para confirmarlo y cuando ésta es positiva a cáncer, el tratamiento dependerá de la etapa y la extensión del tumor.

En etapas tempranas se puede tratar con cirugía, radioterapia (tratamiento con radiaciones) o braquiterapia (tratamiento con dispositivos implantados dentro de la glándula que emiten radiaciones muy dirigidas hacia la zona de células malignas) y puede ser curable.

Cuando el cáncer de próstata se encuentra en etapas avanzadas se debe tratar con radioterapia o con bloqueo de las hormonas masculinas, con medicamentos o con cirugía de castración.

La expectativa de sobrevida con calidad de vida del paciente se puede mantener muchos años con estos tratamientos, lo más importante es que se debe de acudir a consulta con el urólogo con la idea de prevenirlo o identificarlo tempranamente y se deben de dejar atrás las ideas y temores que conlleva la revisión prostática, ya que una revisión a tiempo puede salvar vidas.


También podrías leer...

Deja un comentario